viernes, julio 15, 2005

¿Es una más de tus pruebas, Dios mío?

Sí este día tuviera color, fuera azul grisáceo. El dinero es la clave de todo. Los empleados de algunos lugares se desahogan con los que preguntamos por algo en voz quedita. Maldita sea el
Studio Fotográfico Gonzáles: se han olvidado del detalle, del encuadre, de todo... son un servicio más, y mal hecho de por ahí, han perdido una cliente a la que le levantaron la voz y la hicieron esperar 20 minutos.
Ahora vi cómo un perro sarnoso y raquítico se tropezó con todas sus patitas al aire, esquivando los carros, fue a dar bajo un camión de maquiladora.
Este día fue así, lo único bueno fue que mi maestro de buceo se portó muy bien conmigo, incluso creo que se dio cuenta de mi cara cabizbaja.
Hace minutos una persona fue hiriente conmigo y no se dio cuenta en qué magnitud lo fue.- Date cuenta de las cosas que dices y a quien se las dices: la gente no trae ganas de ser regañada o mal tratada, bastante dolor traigo para que me lo machaques en los pocos centímetros cúbicos del corazón-. No tengo ánimos de nada. Estoy llorando... llorando y extrañamente no puedo parar.
(Ey tú... psst psst, te perdono por lo de la otra noche de alcohol, de verdad no estoy enojada. Comprendo cómo te sentías, no estés avergonzado. Por favor.)

0 comentarios: