miércoles, agosto 31, 2005

Rareza

Ha ocurrido en la semana -6 ó 7 veces- que de repente tengo ganas de llorar. Sin motivo aparente, con un dolor horrible y un nudo que ahorca.
Nunca me había sentido tan sola. Las cosas que me mantienen de pie son las personas que quiero, la música y el saber que tengo mucho que hacer aún. Es triste pero esta tristeza -válgame la rebuznancia- no se quiere ir, hace como que se va, regresa me cachetea y se da una vuelta cuando le da la gana.

0 comentarios: