miércoles, septiembre 21, 2005

Tus bromas

Me gusta cuando me abrazas como si el tiempo, el espacio y los demás no existieran. De repente despierto y me estás apurando para entrar a clases. "Estoy pegado a vos como por un imán"
Tienes el pelo y las orejas como de un niño: los ojos, cuando estás cansado se te hacen pequeñitos y lagañosos. La boca roja y un caminado muy peculiar que distingo desde muy lejos. Las manos flacas y la nariz pequeña.
A veces te me haces tan frágil, pienso que no cuando me haces bromas ácidas.

0 comentarios: