martes, octubre 04, 2005

Apodos (Parte 2)

Mi madre se llama María Candelaria. La historia de su nombre es un tanto peculiar: mi abuelo estaba muy enfermo y mi mamá se encontraba en el vientre de mi abuela. Mi tata Raul casi moría, y mi nana prometió a la virgen de la Candelaria que si lo salvaba, le pondría su nombre a la nena que venía en camino. Mi mamá nació muy pequeñita, un poco enferma pero logró sobrevivir. Lo demás es obvio: mi abuelo no murió aquella vez. (La historia de mi abuelo es otra que luego contaré.)
A mi mamá casi nadie le dice Candelaria. Todos le dicen Candy o Cande, mi padre le dice "Cosita". En la foto mi mamá tenía como 24 años, y con dos meses de embarazo de Chicho. No es porque sea mi mamá, pero ahora tiene el doble de esa edad y no ha cambiado mucho.
Mi madre tiene un super vicio desde que era bebé, pues a mi abuela se le ocurría darle café en la tetera ¿Pueden creerlo? He tratado de quitárselo un poco, sustituyéndolo por Té verde que tiene el efecto térmico y energético muy parecido al del café pero más sano, sin embargo salió peor. Ahora toma té y café a diario.
Mi madre hace las mejores tostadas, el mejor mole, los mejores sopes y el mejor caldo de res y caldo de pollo del mundo. Ella me enseñó a ser paciente y tolerante. Gracias Totales.
Lo que nunca entendí fue como se enamoró perdidamente de mi padre, si le caía tan mal cuando se conocieron. Le decían "Pedro, el malo", aunque mi padre se llama César...

0 comentarios: