domingo, noviembre 06, 2005

Un poema de rezagados

Estamos en este juego donde juegas a que no me necesitas, a que eres un limón: felizmente apartado de la tierra y de todo. Yo juego a que te comprendo, pero no puedo jugar a que estoy contenta. ¿Quiéres tiempo? ¿Distancia? ¿Desamor? ¿Desprecio? ¿Qué chingados quieres? Quiero saber, no tiene sentido.
Me aparto de ti por un rato, ahora por convicción. Quédate a gusto pues, yo me voy con mi cobija a alucinar con no sé que cosas que no sean tú. Voy a jugar a que hagas tus cosas, concentrándote... a que puedes andar caminando sin mí, a que el viento te escuche mejor que yo, a que realmente te gusta más estar sólo... probablemente dejaría de ser un juego. (Simón. Para tí es fácil decirme que me ahogo en un vaso de agua. Lo de "Nada personal" sólo le queda bien a Soda Stereo y a Armando Manzanero.)

1 comentarios:

tu cuñada (de nuevo) dijo...

sip, si me gusta jeje (este comentario era para el post posterior, pero no le hace, nomás intercámbialos y ya está) :)