miércoles, diciembre 14, 2005

Sobrepoblación de palomas

Ayer en la noche escribí en el cuaderno. La última vez que escribí fue hace casi un año. Tengo miedo de ir y ver lo que puse. Mucho miedo. La pluma estaba a velocidad máxima y el aire no alcanzaba al papel.
Es que hay pedazos de mi alma que no encuentro, que a veces parezco tener y de verdad no encuentro. ¿Es más el alboroto de mi conciencia que el simple hecho en sí? Es que puede ser que no estoy teniendo las debidas precauciones.
El otro día el gato tumbó la casa de los pájaros y me puse a llorar; con sus diversiones hizo algo muy cruel. Aunque él no se dio cuenta, su conciencia sí: tiene varios días acostado tomando el sol, meditando las cosas entre los perros y ha dejado la pelota y el estambre abandonados.
Yo me siento sola en mi casa, esto no anda bien. Entro a mi cuarto y las fotos no me dicen nada.

0 comentarios: