sábado, febrero 11, 2006

Me caga que mi perdón sea tomado tan a la ligera. Cuando Liliana está molesta con alguien no tiene derecho a reclamar nada, pero sí cuando es al revés, siempre pidiendo perdón por cosas que se que no hice mal, para no perder a la persona apreciada en cuestión.
Yo ya no quiero estar ahí, eso es lo bueno.

0 comentarios: