sábado, marzo 25, 2006

El único recuerdo grato de la secundaria

"Los poderes de la comunicación" de Sergio Hernández Nieves y Claudia Hernández y Hernández, de la editorial EPSA, editado en México.

Este libro de texto era una cobija entre las atrocidades que me pasaban, un libro que podía leer con gusto y hacer largas tareas en él sin enfadarme. Los demás libros, aparte de densos eran antipedagógicos, y pude interesarme en la historia universal y en la biología hasta años después, en preparatoria, donde compuse todos los huecos intelectuales (según yo) que no llené en secundaria. Dice un maestro, que tal hueco es lógico, pues en la secundaria todo es antipedagógico: "Ahí te enseñan a quedarte callado, quieto, a dominar todos tus ímpetus, jajaja".
Es un libro que no costó caro, a lo mucho unos 60 pesos, y que tiene gráficos sencillos pero ilustrativos, que no ocupó de la impresión a color para ser bello y está escrito de manera amigable. A muchos se les olvida que los secundarianos aún son niños que necesitan de una mano amiga al leer. Aún odio los libros sin dibujos, sin diagramas y con letra chiquita, con pasta blanda y con papel acartonado: por eso no puedo terminar el Quijote y me cuesta mucho trabajo en la carrera concentrarme con las copias de un libro.
Por libros bien hechos pude leer los cuentos de las mil y una noches a los 6 años y pude comerme casi toda la enciclopedia:"El nuevo tesoro de la juventud" a los 7 que aún hojeo con cariño (Si alguien tiene los volúmenes 15 al 20, préstenmelos o podemos negociarlos) . El único libro que tiene una edición pobre y que me gustó mucho fue "Pretexta" de Federico Campbell.
Mi romance con los libros no es obsesivo, pero si apasionante.
¿Amigos en la secundaria? Creo que Eduardo Carmona es el único amigo que tengo de la secundaria, pero con él me encariñé hasta la preparatoria. Mi secundaria fue hostil conmigo, y le tengo envidia a gente como Ely que se sigue viendo con sus amigos y a mi madre que se frecuenta con los suyos, después de 35 años.
Es triste, pero cierto y además ya pasó. Y mis mejores años han sido un poco antes y durante la universidad, y confieso abiertamente que este libro mencionado arriba, sigue ayudándome. Lamento decirle a mis maestros de comunicación gráfica, diseño, periodismo, redacción avanzada, radio, elaboración de textos, medios impresos... etc. pero sobre todo a la universidad que casi todo el contenido de sus clases yo lo digerí hace mucho, cuando este libro fue mi amigo.
Un libro como orientador vocacional.

4 comentarios:

52X Max dijo...

los libros son cool :)

Kamelie dijo...

El Tesoro lo tenemos en mi casa. Te lo prestaría, pero... es un tesoro, jeje.

En la universidad lo que falta es que te encarguen más libros. Siempre estuve deseosa de que me encargaran mínimo 7 libros por año como en la secundaria lo hacían los profes. Pero pura fotocopia que al fin queda reciclada.

Los maestros deberían de pedir más libros.

Lily dijo...

Cierto, como que hace hambre de libros por los pasillos...

Kamelie dijo...

Lili:

Confirmado, Campbell estará en Tijuana para dar una conferencia a finales del mes en el ICBC. Para más info escríbe a editorialicbc@baja.gob.mx