domingo, mayo 14, 2006

Quiero no tener nada, no querer nada, quedarme con un cadáver de admiración en la mano, escupir las naúseas: tener un libro exquisito que nunca se acabe, ilustrado con imágenes en papel couché.
Pero no quiero nada. Te amo desde la no razón, lo no entendido y no vivido. Vienes de alla, del final, desde la fragancia apretada y la locura.
Me dijiste: "No me acuerdo". Ando buscando en lugares equivocados.
Mi error es quererte demasiado.

0 comentarios: