viernes, agosto 25, 2006

Me mordió un perro

Un buen pretexto para tener rabia, pero no es un pretexto para dejar las tardes de bicicleta.
Fui muy vengativa, lo busqué y dejé caer una piedra sobre su lomo. Comprendo que los campos deportivos de la preparatoria te pertenecen y que estabas aburrido, perro perreado.

(No es mi estilo caerme de un caballo y no volver a subirme a uno.)

0 comentarios: