domingo, noviembre 12, 2006

Yo fui un meco-Houdini

Mis padres no nos planearon, a ninguno de los tres. Si yo los hubiera conocido antes de nacer sabría que las cosas que no planean son sus favoritas, quitándome un peso de encima. Cuando nació mi hermano no tenían ropa que ponerle, porque olvidaron todo en la casa y no me sorprende.

(No lo sabe, pero él fue travesti el primer día de su vida y ésto lo sensibilizó para siempre) Yo muy por debajo del agua a veces digo que los campeones usan rosa y él como que siente una conspiración.

Yo soy más bien, metódica, por eso nunca entiendo cómo se intercambian algunos símbolos. Además si tomamos en cuenta que nosotros somos de esos espermas escurridizos (literal y metafóricamente), de esos óvulos que están bien receptivos. ¿Ven? Desde mucho antes, ya habían decidido que me iba a enfrentar a muchos obstáculos, el primero fue muy suave, casi ni se sentía.

Esperen, ya no podríamos asegurar lo anterior. En tiempos donde "la pastilla de emergencia y el predictor son las herramientas indispensables de una mujer", no se puede saber nada, nada es natural, todo tiene que ver con todo.

Sin duda llegué en mi mejor momento. Tengo dos amigos que esperan bebé para el próximo año y quiero quitarme ese miedo de agarrar niños, entender porqué su ropa es tan suave y cómo esterilizar biberones al por mayor. Vaya, ya quiero verlo sin asustarme por su delicadez y ternura.

Les comparto esta frase que escuché mientras caminaba:

"Cuando cortaron para sacar a mi bebé, le dije al doctor que aprovechara para que me quitaran el exceso de grasa y piel... ya te imaginarás cuando lo paseaba nos preguntaban si yo era su hermana mayor!".


0 comentarios: