martes, diciembre 05, 2006

Tu piel está loca de remate (Parte 2)

Querido Flaco del alma: es injusto este poema para ti, porque no tienes capacidad de réplica en él. Comienza.

Desde tiempos remotos, en los días en que renació el Sol, la tierra perfumada, el árbol de miel y las orejas heladas en invierno, desde esos días te quiero. No necesito explicarte, cuantitativamente, cuál es el término o la gracia de todo lo que almacena mi corazón. Pero sí es conveniente que te diga esto:

Hoy no pude dormir, este día no ha terminado ni empezado para mí, traigo el amor anacrónico y no he dejado de pensar en ti , en la posibilidad de vernos, la otra remota posibilidad de tocarnos y la tan olvidada probabilidad de soñarnos.”

Ya que se que te incomoda el lenguaje no ordinario en asuntos como el nuestro, prefiero guardármelo y traducirlo con un diccionario que hice a tu medida.

“Hoy... abrázame” y parece que entiendes perfectamente todo. Es difícil además, hablar de eso mientras hablas de películas y de anécdotas graciosas o malentendidos en el trabajo (Nunca creí que hubiera tales obstáculos, aunque me hubieran dicho, no lo creería) Unos años atrás, decía que esa ineptitud de comunicar, era una cosa aprendida.

Veo que se ocupa más que eso, más que el perfecto mensaje y el momento neutro.

¿Ves que injusto es este poema? Exhibo el miocardio con tu risa bordada.




(El Flaco no contesta porque no lee esto)

3 comentarios:

marisol dijo...

Amo este post.

Lily dijo...

Gracias Marisol, lo hice con mucho amor.

-tessa*- dijo...

:)
:D
este poema hace feliz a la gente!!

es verdad, no necesita que el "flaco" respoda... :)




(...regreso a mi trabajo)