miércoles, enero 17, 2007

La perfección puede ser definida, en una aproximación tangible, por el caldo de res y el caldo tlalpeño elaborado por mi madre.

3 comentarios:

El Ariel dijo...

calla!!! ni me recuerdes los platillos mexicanos! que ya los extrano!!!

Lily dijo...

jajajaja Ariel, ¿Cómo estás? Ojalá estés disfrutando Canadá :) Un abrazo fuerte

Aruiteiku dijo...

no hay nada como los caldos tlalpeños juju!!...