martes, marzo 27, 2007

No se necesita una máquina del tiempo. Es sencillo, uno cambia de país, de continente; y puede ver el futuro. O también quedarnos aquí en fragmentos del pasado, como incógnitos.
La iglesia desatando su amenaza pura y celestial contra la ignominia; no hablemos de libertad y acceso a la educación sexual.


¿En qué año estamos? Así me siento. ¿Eres un gallina, Mc Fly?!

0 comentarios: