lunes, junio 18, 2007

Cualquier persona disciplinada debería estar dormida a estas horas. Como capricho me puse a escribirte. Se que no tienes idea de lo que quise decirte y la verdad no me importa.

Cualquier persona con orgullo se cruzaría de brazos y haría algunas artimañas para hacerte sufrir poquito. Como derrota, sólo pienso en que quiero verte feliz.

He estado dando vueltas desde ayer, poniendo en miles de balanzas exactas, algunas diminutas, otras sin sentido. Poniendo mis senos, mis brazos, mi cintura, mi coraje, mi entrega, y, el cuerpo entero vale menos que las partes por separado.

A veces he estado a punto de partirme toda la piel en migajas, para no perderme por si regreso.

¿Una bondad los ha hecho llorar? A mi casi siempre y me aguanto cuando puedo, como hoy. Así me ves, con la cara examinando el piso, gata de trapo, brincando en espacios cerrados. Si hubiera abierto el corazón hoy, se me escapa lo que guardo para evitar desangrarme.
Pero gracias, mil gracias multiplicadas por mil.

0 comentarios: