viernes, julio 20, 2007

Toda la noche soñé contigo. En una fiesta, tomados de la mano, me ignorabas. Me solté para darme a desear y te perdiste.

Mis amigos jugaban a las escondidas, alternando actitudes de diferentes edades. Militantes de un partido que no existe, mantenían la calle despierta mientras repartían volantes absurdos que nada tenían que ver con su candidato.

Grité tu nombre, muchas veces y me puse a llorar. Te habías ido. Fui a esconderme con los que se escondían. Y me encontraste, me sacaste en brazos: para dejarme de nuevo y salir corriendo.

Te perseguí. Poco a poco te fuiste haciendo una mancha que apenas podía identificar. Desperté.

0 comentarios: