jueves, septiembre 13, 2007

Soñé que se burlaban de mi Pepita

El otro día, analizando la retórica de la frase: "Ese culo quiere veeeergaaa", me dispuse a emitir juicios sobre el sentido literal de lo que ocasionaría el alboroto en una fiesta.

El Culo, como ente vivo abstracto y tangente, tiene capacidad de deseo y reconoce que a pesar de haber sido diseñado para ciertos usos, le dieron también sensibilidad y capacidad de raciocinio propio. Así mismo la Verga, si fuera persona, seguramente fuera calvo e inquieto, también es otro ente, independiente de quien lo posee. Imagínense la de Condorito; serían como gemelos él y la suya.

Las nalgas son otras, que se le atribuyen a otros conceptos. Donde siempre, el pasivo es el débil: "La compañía le dio las nalgas fácilmente a la trasnacional".

Todo este análisis y la gripe que tenía días amenazándome, culminaron en la noche con un sueño en el que mi Pepita era objeto de burla por unos niños. Se sentía tan mal la pobre, toda decaída.

Los niños, crueles y adelantados a su tiempo, hacían señas con los labios (de la boca) mientras hacían sonidos como imitando la voz de mi Pepita.

Me sentí muy mal, como si se burlaran de mi mejor amiga. Le dije: "Vente para acá, no les hagas caso".

Desperté con fiebre.

0 comentarios: