sábado, octubre 06, 2007

Bichicorino

Siempre tengo que andar viendo bichi en fotitos o en situaciones comprometedoras a gente que conozco. Ya van cinco casos. Conste que no ando husmeando, vienen a mi por error o porque las dejan en folders que necesito ver.

He defendido las imágenes de desnudos, aunque no sean de todo mi gusto; sin embargo con lo que me he topado tienen el objeto de excitar a otro. Qué bonito y así.

Pero las intenciones no bastan. Respecto a la estética: lo único que puedo decir es que son fotografías muy malas. Obvias, mal iluminadas. Son todos muy amateur.

Y aquí me muerdo la lengua un poco. Hace tiempo una rubiecita que ocupaba tomar fotos para una materia me convenció, se hizo boba -como muchas rubias-, anduvo editando en varias computadoras, las perdió y valió betabel, ya no se nada de mis archivos. La diferencia es que no tengo nada que ocultar, además de que la obra quedó mal por su culpa, no la mía. (Cómo te explico que soy Randy: por las noches soy la Gata Pómez).

Respecto a lo de las fotos ajenas: No es sexy ver a alguien con una tanga más grande de lo que la necesita, iluminada con un foco mosquitero; a las chicas apretándose los senos para que se vean juntos, o a un tipo midiéndoselo para que se sepa cuántos centímetros tiene. Ya cuiden sus fotos -en todos los aspectos-.

La verdad ya que veo este tipo de cosas, me pongo triste. No generan morbo en mí, sólo tristeza. Es una pena, ojalá la próxima sorpresa de ese tipo, sea de lo mejor, o hablo con cada uno de los involucrados por perdedores como fotográfos eróticos. Su secreto está conmigo, ni se apuren.

Es más, quiero olvidar que lo vi todo.

Porque...

¿Cómo te miro a los ojos si ya miré tu chuchito (a) y no lo sabes?

0 comentarios: