miércoles, octubre 31, 2007

Caí en cuenta que, desde el 2002 no había presenciado el día de brujas y el día de muertos sin estar en alguna actividad de chile bolita.

Despreciaba el triky triky, por no se qué razones de la transculturización y valores. Pero no recordaba que desde que leí El mono desnudo en y el Manual de marketing, ya no soy la misma. (éste último no tanto).

Además tenía desgano por la tradición que se modificaba en mi colonia; donde el bandalismo era la prioridad. Que asco ( La ciudad, como concluímos Julio y yo, está llena de submundos).

Ahora me conviene que haya submundos: yendo por la colonia Alamitos, donde fui a dejar a un alumno a casa de su amada, para que se le declarara - cosa que no quiero olvidar nunca-, me topé con ositos -los mejores- , batmans, spidermans, shikises de hadas y los papases en compañía.

Estaba huraña esperando el huevo podrido en la ventana. Y no sucedió.

Me importa un pito el Tío Sam.

Quiero llorar.

Y quiero ir a pedir dulces, con mis papás. O con mis hijos.

(Tal vez ninguna ocurra, pronto o tarde)



1 comentarios:

Monchie Horror dijo...

lily, necesitamos ma sfiestas