martes, octubre 23, 2007

No tengo nada. Más que un pasado cercano muy chamuscado y una hermosa ofrenda nuevecita que me comparte mi hermano gemelo.

Después recuerdo que tengo más, y que tengo menos que nada. Que tengo amigos con los que arrojo el rábano a los demás. Quiero bailar con un desconocido.

Quiero muchas cosas.

Pero me invade el pánico: "No sabes tomar fotos". Y me pongo un poquito achacosa debajo de las cobijas.

Evadir. Mis parientes paternos hablan de mierda y de personajes que en mi vida he visto. En cuestiones de estilo, falta camino por recorrer.

Es eso, o que no me ha llegado el cheque... el asunto de que tú no puedes correr aún. Y yo sin carro.

La niña tiró a sus perros por el balcón. Los internaron una semana. ¿Cómo puede alguien ser tan imbécil, sin haber vivido tanto?

En cualquier momento me robo a los cara de susto peludos.

1 comentarios:

Jorge Castro dijo...

Un poco de esto, un poco de aquello...

saludos!!!