miércoles, mayo 14, 2008

Después de unos años, aprendí cómo funciona mi cuerpo-máquina-cerebro-espíritu.

Si le doy poco que hacer, pocas ganas tiene.

Anuncio que se acabó esa etapa de transiciones lentas y volví a tener mi agenda llena como cuando estaba en la universidad.

0 comentarios: