lunes, mayo 26, 2008

La autoestimulación musical mejora los sentidos.

Así, después de cierto repertorio lírico y relajación, siento el enorme gusto que tengo por ti. Siempre lo he sabido pero es raro que lo tenga en la punta de la piel como cosquilla.

Qué calor. Uff...

Ojalá estuvieras desocupado y yo no te conociera para ir a cortejarte con una minifalda.

Imagino todo el cuadro, como una historieta. Sabría que tenemos tanto en común y que no hay tiempo para los rituales -sólo para uno-, el que hacen las aves en primavera.

Una viñeta. Otra. Otra más grande.

Si fueras cantante y compositor, sería tu fanática más perseverante. En las canciones lentas, donde tu voz parecería quebrarse de ganas, yo estallaría, literalmente iba estallar.

Cerraría la boca y cerraría la tuya.

0 comentarios: