martes, agosto 12, 2008

Me agradan más ahora, incluso más que cuando los conocí

Vi de lejos, a una pareja caminando, riéndose, agarrados de la mano. Cómo se quieren, cómo se les nota el amor.


Ahora sé cómo se mira la felicidad: es un idilio donde las personas que la poseen opacan todo el ambiente y a la vez hacen brillante alrededor. Parecen amantes y se engañan consigo mismos en una actividad swinger con los que son ellos, pero más tranquilos.


Tienen unos 45 años. Sonríen, les envidio de pronto algo que tengo pero en cachorrito.


Me acerqué.


Eran mi tío y su esposa. Claxon, me saludan y se les ilumina la cara aún más. A mi también.


(Cuando los veía en las reuniones familiares, sospechaba que eran muy felices. Pero no tanto)

0 comentarios: