domingo, septiembre 21, 2008

No concilio el sueño

Y este desbarate, iba encaminado a la ventana, que he puesto roja para tí, donde se envían los mensajes fuera de línea en el mensajero.

Pero mi falta de sueño no implica tragos de creatividad; escribo muchas tonterías sólo para decirte una y otra vez, que te amo, cómo, cuándo, porqué, hacia dónde, etc.

Son casi las 4, y ésto es jodidamente triste, ví una película donde se engañan, se mienten y no se deciden. Y pensé en mí, en cómo odio las despedidas de soltero para hombre y para mujer. Una puta, un puto, cojiéndose o mamando al que "van a amarrar y encadenar de por vida". Sentí miedo, no de ti, del maldito mundo. Soy misántropa, de repente, ya lo sabes.

Mi reloj biológico, tiene desde hace meses, pidiéndome que despertemos juntos, con nuestros alientos, y nuestra risa. Mi bolsillo reprime todas esas ideas de llevarte a la playa, al bosque y que me lleves a la playa y al bosque. Llévame, un día de estos, a una silla con palmeras y a una cabaña también.

Soñé, hace ya tiempo, que me hablabas en la madrugada, como los primeros días. Te conocí mucho cuando conocí cómo eras cuando bajabas la voz para no molestar a los que duermen. Y la forma en que fue todo. Me encantaste, de manera total, con cobertura mundial.

Me acuerdo últimamente mucho del principio, amor, porque también últimamente, he sido muy feliz; y sé que puedo describir el antes, pero no el ahora, porque estoy llena de ello.

Este, esto, aquí: el presente.


0 comentarios: