lunes, noviembre 24, 2008

She noch acabó... ¡todosh quieren shol!

Disfruto mucho del radio cuando voy manejando. Me encanta oir cualquier tipo de programas, hasta los que no entiendo, como el del cuñado "machin-rin" del que se necesita ser muy norteño para entender el poco aire y uso de las sílabas a medias. O qué tal el "¡super estrella, super estrella super estación, la super estrella!!!! No se porqué gritan.

He escuchado a la ñaña y a la rana, fantásticas perpetuadoras del sentido común hegemónico; defensoras de lo femenino cuando conviene y misóginas cuando quieren ser moralistas: Ay por favor uno no anda en minifalda enseñando todo... por eso les pasa lo que les pasa, mejor tápense cuando salgan.

Los radioescuchas siempre contarán sus anécdotas de manera anónima si se encuentran en su trabajo y no sé porqué tienen que decirlo una y otra vez, leyéndolo del final de las cartas enviadas. El programa se llama acertadamente "tunel del tiempo", porque en el tiempo que llevan ahí, es exactamente igual.

Me encantan sus muletillas: "lo que viene siendo", "te estoy hablando de, "Ocupo" (en lugar de necesito o utilizo), "Fíjate", "Miren" (En la radio uyy me encanta ver), etc. etc.

He de confesar, y me atrevo a decirlo, que dentro de las estaciones en Mexicali para gente "joven" y de música comercial, lo más decente, aunque igual muy estáticos, es lo que producen Hugo y Mónica.

De la radio comercial (MVS, 40 principales, etc) en el D.F. se pueden aprender muchas cosas, tanto técnicas como del manejo de información. Dejar el protagonismo y arrojar más personalidad. Los programas aquí terminan siendo planos, como el desierto. Ya he estado en algunos de los edificios de producción y no los culpo, hay poco apoyo, tanto financiero como creativo. Pero se como algunos reciben las críticas y las toman personales.

Si hay algo en lo que hay poca imaginación, es en los anuncios publicitarios. Los que anuncian escuelas todos son iguales, los de cerveza son taladrantes y repetitivos, son mareadores los del Oxxo y los de Calimax (Todos saben que el mandado...).

Además no hay nada más buga que los anuncios de La Mentirosa bar (¿Así?¿O más bugaaa?)!!!!!) .Y no hay nada más ñoño y anticuado que los del Monte de Piedad y Home Depot.

Finalizando de manera cursi y contradictoria: aún así y con todo esto, disfruto mucho de la radio. No hay medio de comunicación masivo más lindo, a pesar del internet.


0 comentarios: