miércoles, diciembre 24, 2008

A todos los Grinch, aunque buenos de espíritu, se nos aparecen los tres fantasmas de la navidad... tarde o temprano. Al menos una vez en la vida, somos Charles Dickens, también, al momento de escribir el cuento.

(Hace falta que se les aparezca un poco más a los que más dinero tienen)

0 comentarios: