domingo, septiembre 28, 2008

Si hay algún tinte ligeramente triste en mi vida, es la robotización a la que estoy inscrita. (Robotización del tiempo y de las energías).

Eso es lo único y estoy dispuesta a sobrevivir.

Me gusta estar contigo. Administro para verte con calma y sentir que el tiempo no importa.

Ya sé, ya sé, lo he dicho como unas 2390403847 veces. Pero no es el cuanto, sino el a qué horas vamos a dormir y desayunar. El cómo del te amo, y de la configuración de esta computadora llamada corazón que no tiene reglas, el cuándo de las naranjas, el qué de un beso chiquitito escondido como broma.

Estoy muy enamorada. De la forma más rosa y consciente, de la manera más fuerte y digna. De mi honestidad sale todo el amor que pudiera salir de un panal o de un río dulce. No hay otra forma de amar. Sólo puedo entregarte amor limpio, porque no conozco otro, ni podría inventármelo con la influencia de los mentirosos, de los infieles o de la patanería en general, o por venganza.

No se encuentra en mi sistema, y no está en mi naturaleza aunque la ciencia diga misa. Me enorgullece lo que algunos llamarían ñoñez; y le llaman así porque no pueden tener ya a estas alturas lo que nace de forma tan bella en mí.

El mundo debe saberlo y festejar.

domingo, septiembre 21, 2008

No concilio el sueño

Y este desbarate, iba encaminado a la ventana, que he puesto roja para tí, donde se envían los mensajes fuera de línea en el mensajero.

Pero mi falta de sueño no implica tragos de creatividad; escribo muchas tonterías sólo para decirte una y otra vez, que te amo, cómo, cuándo, porqué, hacia dónde, etc.

Son casi las 4, y ésto es jodidamente triste, ví una película donde se engañan, se mienten y no se deciden. Y pensé en mí, en cómo odio las despedidas de soltero para hombre y para mujer. Una puta, un puto, cojiéndose o mamando al que "van a amarrar y encadenar de por vida". Sentí miedo, no de ti, del maldito mundo. Soy misántropa, de repente, ya lo sabes.

Mi reloj biológico, tiene desde hace meses, pidiéndome que despertemos juntos, con nuestros alientos, y nuestra risa. Mi bolsillo reprime todas esas ideas de llevarte a la playa, al bosque y que me lleves a la playa y al bosque. Llévame, un día de estos, a una silla con palmeras y a una cabaña también.

Soñé, hace ya tiempo, que me hablabas en la madrugada, como los primeros días. Te conocí mucho cuando conocí cómo eras cuando bajabas la voz para no molestar a los que duermen. Y la forma en que fue todo. Me encantaste, de manera total, con cobertura mundial.

Me acuerdo últimamente mucho del principio, amor, porque también últimamente, he sido muy feliz; y sé que puedo describir el antes, pero no el ahora, porque estoy llena de ello.

Este, esto, aquí: el presente.


jueves, septiembre 18, 2008

Hard- Punk-Rock-OldSchool-baby-fat-gay-bear-niño-pasiva-pride-

gato rockero

Busco la forma organizada de fabricar espacios de hedonismo. Tanto para mi sola, como para tí y el aire que me gusta respirar. O me asfixio.

Soy muy rockera y nadie lo entiende. Me dan pena los 3 segundos que salí en televisión, me da pena un novio con el que duré un mes y estaba loco. Me da pena que no pueda superar pendejadas.

Esto debería estar en mi diario de campo, pero los estudios de posgrado, han hecho de mí varias cosas en tan sólo un mes. "Ahí te quiero ver cuando lleves 2 años".

Digo la palabra verga. Y la odio, pero con la connotación que tiene entre los amigos es chistosa y catártica. Adquiere un desprendimiento, del objeto con el signo.

Leo, todos los días. Pero no como leía antes: esto de leer es como el sexo, cuando se hace por placer y a las horas que uno quiere, bienvenido, cuando te dicen que tienes que hacer todo, todo el kamasutra diario y embarazarte sin error, y hacer notas, ensayos sobre cada cópula, sigue siendo placentero, pero cansado. No me ha pasado eso, no se aloquen.

Pero no me quejo. Me siento muy viva, activa, corriendo, buscando, despierta. Mi cuerpo está hecho para bailar pop. No voy a hablar de autores, ni explicar porqué el que mi tesis esté en blanco, con un listado de libros, signifique que creo que voy avanzando.

teddy bear hard rock mata pop baby niño pasiva pride oldschool gay

Quería contar algo de mí, porque siento como si esto fuera un lugar, que he atendido poco.


lunes, septiembre 15, 2008

Chavita y 20centavos

Justo antes de su divorcio polémico, una pareja de poco abolengo y mucho prestigio, tomaba un café.

Ch -Desde que nos hicimos el beso negro somos más unidos.
20- Claro, en todos los sentidos. Somos hermanos de leches, hermanos de carne y hermanos del negrito.
Ch- No lo olvides.
20- Tú tampoco. Y la verdad es que no me quiero divorciar, pero ya le dije a toda mi familia y sacaron sus peores argumentos sobre tí... no les creí nada no te preocupes.
Ch- Pero tú no tienes familia... ah ya recordé porqué yo sí me quiero divorciar.
20- Ei. Ya no me dejo influenciar por lo que digan.
Ch- ¿Tú crees que hubiera funcionado con un hijo?
20- No funcionó con cinco y te brinco.
Ch- Eso sí.
20- Nunca debimos hacerle a lo swingers.
Ch- Por eso yo no le entré.
20- Yo sí, pero nunca me pareció erótico, y hasta te platiqué que feo estuvo.
Ch- Ya se me antojó.
20- Siempre tan comprensiva.
Ch- Por eso me dejaste la mitad de tu dinero y por eso te doy la mitad del mío.
Ji - Bien, señores, no perdamos más el tiempo con bukowskiseadas al mojo de chespirito, aquí están los papeles.

Y firmaron.

sábado, septiembre 13, 2008

Tómame fotos

Tócame, tócanos, inspíralas. Ven de mi mano al lugar más cercano y lejano; no arrastres raíces. Lanza junto conmigo una flecha salvaje para firmar la paz.

Tomemos nuestros libros favoritos y quemémoslos: con un poco de sueño y hambre volvamos a escribirlos. Quédate ciego un momento por mí: quiero que me mires con la boca y con la piel. El lenguaje de la piel.

Te haré pronto un abrigo de planes, para ahorrar ansías y no perder ningún beso. Tócame, tócame. A ella, a mí, a la otra. A la que soy yo cuando no estás, que es la misma que sorprendes cuando eres el que cree estar solo conmigo.

Quiero fundirme, tejerme, encadenarme y soltarme, volver y volver a vestirme con tu camisa. Porque me gustas tú cuando eres tú y también cuando no te pareces un poco.

A la de abajo, la que no gusta de espigas. A la de arriba. La que está a un lado. Tócame y tómame fotos si es posible. Si es posible esa interacción combinada. Ser leche, tú la miel.

viernes, septiembre 12, 2008

La mejor página en años

http://www.elpuebloenelquenuncapasanada.com

En breve: un sitio turístico, con visita virtual guiada, hermoso. Los 12 habitantes del pueblo, en figuritas a escala.

Me encanta la arquitectura con piedras. Me encanta todo lo que viene en esa página.

lunes, septiembre 08, 2008

En esta ciudad, que llueva es un fenómeno

Y me gustó pasarlo contigo, oyendo los cántaros en el techo del cine. Que me abrazaras al salir porque nomás teníamos un paraguas. Riéndonos de los que no podían salir de la plaza. Después con los pies mojados y el agua hasta las rodillas, riéndonos de nosotros.

Me gustó también mi miedo, manejando el carro anfibio y tú a un lado:

-Ve frenando, amor.
- ¡No frena! ¡Estamos flotando!.


(Me doy risa cuando tengo miedo y a la vez disfruto la adrenalina, tal vez, sólo para vivirlo y contarlo.)

A mi me vale un pito hablar con los que viven en otras zonas y digan que casi no hubo agua. Nos tocó la nube a nosotros. O se hacen los valientes o son muy del desierto presumiendo lo desértico.

Me encantó llegar por fin a resguardarnos, a cambiarnos de ropa. Que el escándalo durara tan poco. Pero me emociono; si fuera perro correría pero moviendo la cola.

Y por fin abrazarte, como si siguiera lloviendo y relampagueando.

(¿Sabes lo tanto que me gusta estar contigo?)

sábado, septiembre 06, 2008

Si me buscas, tú a mi...


:'(


viernes, septiembre 05, 2008

"Ya chavita, allá tú si no quieres divertirte:



Porque yo me la estoy pasando de AGA-SAAJO..."






(Susy, Tres mujeres en la hoguera, 1979)

miércoles, septiembre 03, 2008

Purpurina era una chica extraña

Le gustaba hacerse pajillas electrónicas mientras escuchaba a The Smiths. Estaba casada con Benito, quien dulcemente le decía, a veces por olvido, a veces por puro amor:

-Purpurina, ¿Quieres casarte conmigo?
-Ay Benito, ya estamos casados.
- ¡Es cierto! Te amo.
-Yo a tí

Y así sucedía. Por las noches, Benito fingía estar dormido para sentir las miradas de Purpurina, y viceversa. Así estaban a veces toda la noche, hasta que llegaba el orgasmo a las 5:00. Para dormir estaba la siesta. Benito odiaba la lencería, así que reprimía el espíritu erótico de ella. Pero, "más sin en cambio" le encantaba que se disfrazara de abeja marinera. Los aniversarios los pasaban en la terraza.

Purpurina le era fiel, pero no con la mente. Nunca quisieron hijos porque los abdómenes de los dos eran muy lisos como para arruinarlos. Paseaban como adolescentes, y en las cantinas aún les pedían identificación, porque parecían niños.

Su felicidad consistía en no dar ni mucho ni poquito. Y recibir proporcionalmente con exactitud.

Para darle aires nuevos a su relación, se compraron un Gran Danés que olía a caballo y cagaba como tal.

Y aquí acabó la historia de Purpurina y su esposo Benito.