viernes, enero 16, 2009

De mi corazón

Desde hace tiempo, descubrí en tí un amor que nunca he visto en las películas. Consiste en que todo lo que comparto es apreciado por tí de forma infinita.

Me gusta toda la energía que transfieres de tu abrazo a mi abrazo.

Todo es posible contigo. De la forma más noble te amo y como un boomerang se me vienen encima las buenas acciones que hice sin pensar en un cielo potencial. Me gusta lo recíproco, porque hay esperanzas de que ocurrirá algo mejor. Se ha de curar el mal karma.

Ha de nacer el tulipan que sembró mi madre el año pasado. Han de encontrar mi ipod perdido. Hay endorfinas en todo mi cuerpo viajando como pececillos. Han de agradarme la mayoría de las personas, cuando las veo a una distancia generacional y temporal (Los alumn@s de licenciatura me parecen únicos y hermosos si regreso a la escuela).

Me haces ser más buena onda ¿Sabías?

Te pido perdón por ver todas las cosas con los ojos de mi profesión. No hay más que intenciones buenas a largo plazo. Al principio, a mis 12 años, hacía lo mismo sólo para crear historias y cuentos. Pero no hay historias y cuentos infértiles.

Poco después supe que todo el objetivo era el proceso. Pero aún no comprendo muchas cosas y supe por ahí que era mejor así.

¿Estoy drogada, de algo que no es una droga? ¿El amor es realmente un perro rabioso?

0 comentarios: