domingo, enero 11, 2009

Obama era un ser político sobrenatural

Visitó su colonia, en Mexicali, al azar. Publicó en televisión y en internet, que iría a una ciudad en particular como parte de su gira.

Fue la suerte de la colonia Villa Verde. Les dijo: "Anoten en un papelito su deseo, para cumplírselos".

Inmediatamente, ella supo que pedir. El papelito decía: QUIERO QUE REVIVA A MI HIJA. Barack Obama cumplió la petición de todos y la hija de ella estaba viva, pero aparentemente sin alma, porque su cara no emanaba ninguna emoción, ni tenía pensamientos. Como un zombie.

Así no la quiero, sigue como muerta. El deseo fue realizado mediocremente y ella sufría aún más. No era culpa de Obama (me dijo), como todos le pidieron cosas más fáciles, los demás estaban felices.

Tal vez en el fondo, le dije, soñaste eso porque sabes que es imposible que regrese. Pues no se




0 comentarios: