miércoles, abril 29, 2009

Un pétalo que viaja desde la espalda hacia la nuca

Tengo una sensación similar a la que queda después de un masaje tántrico.

Me pasa, sin explicación alguna. En noches como esta, no quiero dormir, porque prefiero estar despierta hasta que este pasaje mental y total se extinga. Bailan unos aros de energía por mi cuello y las plantas de mis pies.

Cada punta de cada hebra de cabello se han cargado de electricidad.

(Todos los orificios de mi cuerpo transpiran corazones multicolor con olor a vainilla, jazmín y chocolate).

Callar y sentir.

0 comentarios: