domingo, febrero 28, 2010

Hoy nadie duerme entre mis brazos

A escondidas me hago cariños imaginarios. Como la gran ventaja de usar el estacionamiento color azul para los que carecen de alguna capacidad. Desde hace tiempo busco un hogar nuevo, y nada me parece porque no existe una casa redonda que me proteja de la tristeza semanal. No hay una casera que me rente un poquito de identidad o de parentesco. No hay casas con narcisos en la ventana de la cocineta. Tengo mis brazos firmes que apuntan hacia ningún lado como una brújula loca en el Triángulo de las Bermudas.

No me interesa en lo absoluto ver mi vida como una foto mal enfocada. Me importa un carajo.

0 comentarios: