lunes, marzo 01, 2010

La persona que me gusta

Soy yo. Hiervo en el espejo como Narciso. Me gusto y me doy besos. Y por las tardes me tomo de la mano y me siento bajo un árbol a rayar mi nombre. Este flirteo que no existía antes, en estas circunstancias es muy buena señal.

Todo lo de soltar es como un baile, por pasitos.

2 comentarios:

Jorge Castro dijo...

Eso es un gran paso, no sé si el más importante, pero si uno fundamental.

Un abrazo.

PeterPack dijo...

Si yo fuera tu, pues yo tambien haria lo mismo, si estas bien buenota, jaja