viernes, marzo 26, 2010

Quiquiriquí

El único parto que vió mi padre fue el de mi nacimiento. (Ya he contado que fue sencillo y rápido, que mi madre se levantó sin dolor, que yo respiré inmediatamente y supo de mi personalidad, directa, delicada y autosuficiente).

Aterrado, papá le dijo a mi madre: "No es como con los niños... va a sufrir mucho, las mujeres tienen que pasar por todo esto".

Padre, si te preocupa todo lo que pudiera entrar y salir por mis agujeros, no sé porqué un piercing te quita el sueño.

Soy, totalmente prefacio.

0 comentarios: