miércoles, abril 14, 2010

Caracol

Se llamaba Dos Veces Tamara y se apellidaba Caracol. Anteriormente cuando sexaba, aquel hombre la llamaba Puta. Se alejó. Caminó varias veces en círculo y otras en línea recta, pero nunca regresó al mismo punto.

En el viaje, encontró el amor en muchas formas; incluso el que ya estaba a su lado y no había visto. Aunque sólo fuera comer frituras con las nenas y jugar a las escondidas con los nenes.

Un día, despertó con alguien que le llamaba Princesa (Y la convirtió en tal). Era obvio que había evolucionado.

0 comentarios: