domingo, abril 25, 2010

Vienen de la corteza de un árbol de por allá, me dices.

Los porto. Ayúdame a abrocharlos.

- Pase lo que pase no te deshagas de ellos, por favor.

Esto de dejarse cortejar de esa forma, les aseguro, no me pasó nunca. Nadie lo hizo, nadie. Tienes todo lo bueno de lo tradicional que no conocía y todo lo bueno de lo liberal que me gusta. Y yo apenas lo supe de cierto.

¿Por qué no te he dicho que "Sí"?

1 comentarios:

Tzu! dijo...

oh, mi diooos