lunes, junio 07, 2010

Hice planas en un cuaderno de mi pecho

Repetían lo que sentía. 
Repetían lo que sentía. 
Repetían lo que sentía. 
Repetían lo que sentía.

Bolitas, Amor, un código morse para gatos.

(No me quisieron más por ello, nunca es así, pero obtuve una bonita letra).

Ahora escribo en las piedras, en el cielo, en la piel, en la arena, en ningún lado, en todos y en una porción bondadosa de helado. No sigo muchas reglas de estilo; pero acostumbro este ejercicio gramatical:

Vivir, amar, soñar, respirar. Y de noche morir un poco. Por la mañana sonreir. El ejercicio consiste en dejar que estas cosas sucedan, sin pensar, sin mencionarlas o darles mucha atención porque se espantan las letras. Que no se sospeche demasiado que soy feliz.

1 comentarios:

YZAK dijo...

"Que no se sospeche demasiado que soy feliz...."

GENIAL!!!!!! :D

me recordo un poema luego me acuerdo del nombre y te digo de quien es el poema....