jueves, marzo 08, 2012

Andrea

No tiene papás. Los tiene, pero no están.

Tiene el pelo cortito. La piel seca y los ojos grandes.

Sólo me ha visto dos veces y me abraza. Me dice "hola maestra", me da un beso, sonríe, me sigue.

Me contaron su historia. Enmudezco de ella, trago saliva. El recordatorio de porqué estoy donde estoy.

Le digo "¿quieres grabar el cuento?". Los demás niños leen frente al micrófono, hacen pausas y tienen nervios. Andrea no quiere. Quiere estar, enterarse, estar cerca. (Necesita más recibir que dar, sin duda).
  
Andrea: un dulcesito de tamarindo todos los días y dos abrazos te hacen reir.

0 comentarios: