domingo, marzo 18, 2012

Mi rencor es muy grande, todavía.

Desde niña, mis problemas nunca fueron con los estrictos. Mi enemistad fue con los necios, los imbéciles.

Cómo olvidar a aquella que me dijo: "Mija, tú a los 16 vas a embarazarte, tienes toda la finta".

Pocas cosas han cambiado. 

(Las instituciones no son edificios).

1 comentarios:

Muchacho Mostacho dijo...

Martín Mora opina lo contrario. He ahí la primera lección de mi maestro: las instituciones si son edificios. Es por eso, en su brillantez neologística, dijo que el ciberespacio es extitución. Ahí sí. Las instituciones no son edificios: son arquitecturas mentales. Tú ya sabes que yo estoy en la edad de piedra.