viernes, marzo 09, 2012

Negociar con el villano

Y tres, quizá cuatro. Se les van de las manos blanditas, suaves como palomas.

De nada sirve ser valiente, si los de arriba tienen más ganas de perdonar que de educar.

0 comentarios: