sábado, agosto 04, 2012

Un espacio simbólicamente violento, lleno de camisas feas

Desde luego que hay versiones de todas las cosas. Y cada uno toma su lado. Siguen siendo pandilleros los adultos; como los niños, como los marginados o mafiosos al fin.

El problema aquí, es que a su clica no le ponen nombre.