sábado, octubre 29, 2005

Aberración natural


La realidad supera al Adope Photoshop y a Corel Photo Paint.

miércoles, octubre 26, 2005

Me caería bien un chocolate....

Por fin hice ayer mi examen de mercadotecnia y creo que me fue muy bien. El reportaje de los sexoadictos ya lo terminé y lo entregaré en 2 horas.
La verdad es que estos días he estado un poco desmotivada... se que es un sentimiento sin sentido pero quien me quita lo mareada!
Tengo ganas de ir a un café, como el Tónicos, o no se... me hace falta algo diferente.
Me gustaría dejar de pensar un ratito.

lunes, octubre 24, 2005

La negrita

A la negrita me la encontré en el 95 cuando los campos aledaños a la CFE eran de pasto, plantas silvestres y sembradíos. Mis hermanos y yo, a veces mis papás y mis primos, íbamos a jugar o simplemente a andar en las bicicletas.
Mi papá y yo decidimos bajar de peso, así que íbamos y platicábamos mientras hacíamos caminata. Don César me hablaba de capitalismo, globalización y relaciones humanas a mis 10 años y creo que le entendía casi todo.
Un día vi a lo lejos una mancha negra que se movía, parecía una bolsa de basura, pero era un cachorrito como de 1 mes de nacido, lleno de piojos y pulgas, hambriento y llorando porque sus hermanos color canela no se movían, yacían en la terracería atropellados.
Yo acababa de sufrir mucho por otra mascota, el Pakito, un minitoy de no recuerdo que raza que murió en trágicas condiciones, así que me quise hacer la fría y dejar al cachorrito ahí, pero mi papá me dijo que lo recogiera, sino lo iban a atropellar como a los otros... yo dije en voz alta: "Se salvó por su color". La criatura tenía hambre, cansancio y cuando la dejaba caminar detrás de mí se tropezaba de debilidad, así que la cargué durante varios kilómetros hasta llegar a la casa. Mi mamá, con el corazón roto también, no pudo decirle que no y le dio alimento, el cual ni siquiera masticó.
La negrita era una perra fiel y cuidaba la casa con estilo. Era un animal sumamente inteligente y enamorado: tuvo una pareja con la cual procreó cachorritos a pesar de dos cercos que les dividían. Eso era amor: poemas a distancia las 12 de la noche y sin estar en celo.
Mucha gente me ha dicho: "Qué perra tan fea". Pero yo miro su foto y la sigo viendo tan bonita como siempre.
La causa de su desaparición tiene varias versiones: una es que mi padre dejó la puerta abierta y la atropellaron y su cuerpo se lo llevaron los de la basura, otra es que se la robaron pues alguien que quería cuidar un taller mecánico le echó el ojo días antes, otra es que se perdió (pero es lo menos probable), otra es que mientras un circo estuvo en Mexicali, la gente vendía gatos y perros a esta empresa circense a cambio de un dólar cada uno. Lo que más duele es eso: que no supe que te pasó y por mi mente atravesó la posibilidad de que te hubieras olvidado de mí, pero se que tu moriste preocupada por mí, no se porqué pero lo se.
Onelio Jorge Cardoso escribió casi casi, la biografía de mi mascota, una novelita para niños muy recomendable para todas las edades, llamada "Negrita" la cual por más veces que la leo de principio a fin, me hace sufrir tanto como "Remi, el hijo de nadie" y "La ranita Demetán"
El único sueño recurrente que he tenido es con ella: podemos platicar pero su visita es fugaz. Es un sueño muy vívido. Yo le he dicho "¿Por qué te fuiste? y me contesta: "No me fui, tu regresaste".

domingo, octubre 16, 2005

Terapia musical

Es increíble que esté oyendo lo más ridículo en cuanto a música se refiere: Calo, Magneto, Ricky Luis, Fey, Mercurio, Britney Spears, Kabah, Go go's. Desfila en mi media player, Michael Jackson, New Order, Culture Club, ABBA, etc. Todo lo noventero y ochentero.
Este malestar estomocal ha hecho de las suyas en muchos aspectos.

jueves, octubre 13, 2005

La noche de ayer...

Fue de risas, carcajadas y chistes sin razón. El taller de Radio hizo su convivio con pizza, soda y cerveza y fue un éxito. El estómago me dolió de tanto que me reí. Me desvelé pero valió mucho la pena. Voy a dormirme un ratito.

martes, octubre 11, 2005

1er torneo de leones chinos

Hace ya casi un año del torneo, fue el 21 de noviembre del año pasado. Aún recuerdo la magia, la disciplina, el perfeccionismo y todo lo que representó para mí; los organizadores pudieron con todo a pesar de la fuerte lluvia no pronosticada, el frío intenso y algunos errores de logística. Los que ejecutaron la danza, eran personas muy capaces: ritmo, fuerza y sincronización, con la dificultad de que el traje de león pesa algunos kilitos. Alguna vez en la Asociación China intenté bailar con la máscara, que se tiene que sostener con los brazos levantados y bien firme... las pequeñas pesan unos 15 kilos.

Me gusta todo lo que me recuerda a mi abuelo. ¿Sabían que tengo sangre china? Vaya, si mi bisabuela no hubiera tenido problemas legales mi apellido no fuera "López León"; ¿Cómo se dice "león" en chino? Ese hubiera sido.

Este me impresionó porque hasta

se daba marometas bien cabronas.


El león; como todo animal desconfiado, primero
revisa y titubea antes de comerse la lechuga

Este pequeñin era manejado por niños como de 9 ó 10 años

domingo, octubre 09, 2005

Matías, hermano de Filemón "El pollo cabrón"

Me lo regaló Dulce, al ver que me enamoré maternalmente de él. Ya me lo han querido robar, golpear y agredir verbalmente, pero lo he protegido como leona. El pobrecito camina de lado, pero a todos encanta.

sábado, octubre 08, 2005

Bebitas bañándose




Las pinté hace más de un año. Ahora observan desde mi pared con su mirada angelical. ¿No son adorables? Las amo.

Apodos (Parte 3)

Este es mi hermano mayor, Orlando. La verdad es que el nunca tuvo apodos, sin embargo ha tratado de auto bautizarse con algunos como: Orlis, Lando, dark Winged Angel -demasiado largo para ser un apodo- entre otros. Pero con ese nombre como que no se ocupa.
Mi hermano fue muy enfermizo de pequeño: tuvo asma y usó aparatos ortopédicos para enderezar sus piernas. Siempre ha sido introvertido, enfadoso, nerd, carrillero, fanático del anime, un poco imprudente y pararé de contar.
Mi hipótesis es que mi madre lo tiene muy malcriado y él se deja consentir. Ojalá un día fuera menos tosco, y que no practicara karate por las noches, que no deja dormir.
Mi hermano me molestaba bastante cuando éramos chicos. El me hizo un poco desconfiada. A veces no nos llevamos bien: yo soy un poquitín obsesiva con la limpieza y el orden, y es que a él le vale todo.
(Jajaja, si lo ven, felícitenlo porque por fin está enamorado) "Eshte angel de alash negrash abrió shu corashón..."
A pesar de eso, se que haría muchas cosas por mí. Y aunque sea mi hermano mayor siempre lo he visto como al más chico.

martes, octubre 04, 2005

Apodos (Parte 2)

Mi madre se llama María Candelaria. La historia de su nombre es un tanto peculiar: mi abuelo estaba muy enfermo y mi mamá se encontraba en el vientre de mi abuela. Mi tata Raul casi moría, y mi nana prometió a la virgen de la Candelaria que si lo salvaba, le pondría su nombre a la nena que venía en camino. Mi mamá nació muy pequeñita, un poco enferma pero logró sobrevivir. Lo demás es obvio: mi abuelo no murió aquella vez. (La historia de mi abuelo es otra que luego contaré.)
A mi mamá casi nadie le dice Candelaria. Todos le dicen Candy o Cande, mi padre le dice "Cosita". En la foto mi mamá tenía como 24 años, y con dos meses de embarazo de Chicho. No es porque sea mi mamá, pero ahora tiene el doble de esa edad y no ha cambiado mucho.
Mi madre tiene un super vicio desde que era bebé, pues a mi abuela se le ocurría darle café en la tetera ¿Pueden creerlo? He tratado de quitárselo un poco, sustituyéndolo por Té verde que tiene el efecto térmico y energético muy parecido al del café pero más sano, sin embargo salió peor. Ahora toma té y café a diario.
Mi madre hace las mejores tostadas, el mejor mole, los mejores sopes y el mejor caldo de res y caldo de pollo del mundo. Ella me enseñó a ser paciente y tolerante. Gracias Totales.
Lo que nunca entendí fue como se enamoró perdidamente de mi padre, si le caía tan mal cuando se conocieron. Le decían "Pedro, el malo", aunque mi padre se llama César...

lunes, octubre 03, 2005

Apodos (Parte 1)

Ayer subí un post y no se publicó no se porqué. Recuerdo haber escrito que mi hermano César hablaba desde lo 8 meses de edad, y que su apodo: "Chicho" fue la primera palabra que dije después de mamá, papá, papa, agua, teta y otras básicas para la supervivencia de un nenorro.
Mi hermano nos enseñó hablar a mi y a mi hermano mayor Orlando, quien tenía dificultades para hablar, bueno... todavía ahora que ya tiene 28 años.
¿Pero por qué "Chicho"? Ok. Mi hermano se llama César Francisco, pero cuando Orlando era un nene -ya medio grande-, no podía pronunciar el nombre de mi otro carnal, así que medio se le entendía: "...chicho" y así ha sido desde entonces.
El de la foto es mi hermano Chicho. Obsérvenlo, siempre tan precoz. Podemos ver que ya pertenecía a un equipo de beisbol, consumía alcohol y fumaba. Puedo decirles que ya no tiene ese vicio... (el de jugar beisbol jajaja).
Otro día explicaré porque mis parientes me dicen "Tozy". Vaya... un apodo que pudo haber sido tan legendario como "Chicho" pero que a los cinco años hizo que me avergonzara de él. Una maestra de kinder se burló de mí por creer que mi apodo era mi nombre. Ese día supe que mi nombre de verdad, es Liliana. Fue un descubrimiento hermoso y revelador: me aferré a él como quien se cambia el nombre de Pánfilo a Sebastián.

sábado, octubre 01, 2005

Las cosas más sucias de modo elegante


"Yo quiero ser tu profe mejor dicho profesor, el que te enseñe del amor lo que sabes y disimulas, quisiera que me mientas cuando pregunte tu edad, quiero volverme tan vulgar.... "
Miranda "El profe"