sábado, noviembre 26, 2005

De ilusiones y búsquedas

Esperar que alguien, te diga: "Me gustas" aunque sea obvio. He dejado recados de amor en la piel y me han dicho "No me andes rayando". Creo que mi error es que estoy esperando otra Liliana en mis brazos: que hable de tonterías que divierten, que se me quede viendo a los ojos como si nunca me hubiera visto, que acaricie mis orejas y mis párpados. Te hice un dibujo o te compré un dulce.
Comprar una nieve porque sí, celebrar que estamos vivos y que hay hemoglobina en la sangre. Qué bonitos ojos, qué bonitas manos con sus uñas. Piernitas, bracitos, carita chula. Dime que la pesadilla que tuve era mentira, abrázame. Te traje un pan... ¿Este es el libro que buscabas?

miércoles, noviembre 23, 2005

Son los últimos días

Un maestro decía que flaquear al final, era de lo peor. Nunca flaqueen, menos casi al final de las cosas. Le agradezco esa filosofía y trato de seguirla.
Esta semana, los de la Licenciatura en Educación deberían llevarnos juguitos, galletas, desayunos y comidas por la cantidad de ediciones que les hemos hecho en Radio. Salimos baratos no se hagan, un trabajito así te sale en 500 pesos.
Ahora sucedió algo curada: había danza folklórica en la escuela y todos, misteriosamente todos, asistieron al evento con miradas morbosillas. Resulta que iba a bailar un maestro que es algo vanidoso... y así creído el bato. Pues todos fueron a verlo, me hubiera gustado verlo bailar. El fue como las donas que prometen en los eventos alternativos.
Han sido días extraños, me siento solitaria aunque se que es mentira. Los perros, independientemente de su sexo, me huelen la entrepierna. Los gatos se me quedan viendo, como ¿Qué hubo?¿Quién anda ahí? Y por fin la casa de pájaros que instalé tiene inquilinos con nenes piando dentro. Me interesaría saber... ¿Tienen frío? Mientras no quieran anidar en mi entrepierna todo está bien.

domingo, noviembre 13, 2005

Espiándote


viernes, noviembre 11, 2005

It's too easy

Hacerme feliz a veces sólo consiste en darme un pan virginia levemente tostado con mantequilla y una taza con chocolate de pastilla.

Mi segundo hogar

(Arriba: Alba, Christian y yo)
El taller de Radio se ha convertido en mi otra casa. Es un lugar que cuido como propio y que trato de mantener con buen ambiente y con orden, además de todas esas cositas que lo hacen único. Está en el último edificio y no tiene ventanas, es decir, para cualquier claustrofóbico no está muy nice, pero si grabas sonidos y cuanta madre tiene que ser así, con paredes de sónex y con ambientes cerrados. Yo necesito ciertas horas de sol, ciertas horas de aire limpio y cambiar de escenario varias veces al día. Vaya, soy géminis.
Pero el taller de radio me ha permitido hacer de todo, ser multifacética, hacer cositas por aquí por alla y demás. Es reconfortante y el trabajo nunca se acaba, todo es perfectible.
A veces mi afán por terminar mis labores y el gusto por el arte, hacen que esté ahí, hasta quedar satisfecha. Lo confieso: no puedo dejar de ir a Radio porque siento que algo hace falta y que podría hacerlo yo. Además me gusta, me gusta y me gusta. ¿Qué voy a hacer cuando se acaben los 6 meses?
El taller de radio me trajo un buen apodo: "Lilix", no se quién fue el primero, creo que Christian, pero creo Dulce me nombró de esa forma sin saberlo. Otras personas acostumbran llamarme así lo cual no me molesta, al contrario.

domingo, noviembre 06, 2005

Un poema de rezagados

Estamos en este juego donde juegas a que no me necesitas, a que eres un limón: felizmente apartado de la tierra y de todo. Yo juego a que te comprendo, pero no puedo jugar a que estoy contenta. ¿Quiéres tiempo? ¿Distancia? ¿Desamor? ¿Desprecio? ¿Qué chingados quieres? Quiero saber, no tiene sentido.
Me aparto de ti por un rato, ahora por convicción. Quédate a gusto pues, yo me voy con mi cobija a alucinar con no sé que cosas que no sean tú. Voy a jugar a que hagas tus cosas, concentrándote... a que puedes andar caminando sin mí, a que el viento te escuche mejor que yo, a que realmente te gusta más estar sólo... probablemente dejaría de ser un juego. (Simón. Para tí es fácil decirme que me ahogo en un vaso de agua. Lo de "Nada personal" sólo le queda bien a Soda Stereo y a Armando Manzanero.)