jueves, octubre 26, 2006

No hay un día que no sienta pena por alguien a quien pude haberle dado una mano.
Por otra parte: me repatean los concursos de belleza.
Me rechoca oir mitos de mi escuela.
Cuánto pendejo me toca oír por la vida, incluyéndome a mí como cuando hice llorar a Carlitos.
Cuánto cabron mentiroso y cuánto valemadrismo que da asco.
Cuántas groserías digo cuando tengo dolor de cabeza.
Aún así estoy llena de amor por la gente que me rodea.
Cómo no perderme en los ojos de "el hombre".
Suspiremos. Hoy mi cuñada cumple años.
Estoy feliz por mi madre.
Quiero que un día todos nos comuniquemos sin el habla, sin escribirnos y sin mirarnos. Sólo respiremos.
Agradezco infinitamente, que exista la apertura de mente y corazón. ¿Por qué no los conocí antes?
Quiero 10 Albas, 10 Christian, 10 Lauras, 10 Cynthias, 10 Adolfos, 10 Almas, 10 Dianas, 10 Gashitas, 10 Minnies, 10 Juanes, 10 Jorges, 10 Brandons, 10 Alejandros, 10 de cada que quiero, así como 10 Cachitos y 10 Ninas. No porque sean pocos (aunque debería haber más gente como ustedes, además tú que lees y me faltaste) Pero también para abrazarlos fuerte sin que se asfixien.
Ah como me gustan mis sentimentalismos, me siento como Tita, pero sin dejar el blog. Quiero a la Tita, aunque ya ni la veo casi.
Me siento como cuando amanece y que soy la mujer maravilla. A mediodía soy la mitad y a estas horas, nomás me brilla el pelo.
Les propongo una cena sin cubiertos hoy en mi casa, como si desayunáramos.
Salud, por el santo y el diablo que somos.

lunes, octubre 23, 2006

Hacer como que no pasa nada

Esta pena es similar a encontrar las fotos de un fantasma fornicando y tener un cuchillo ajeno enterrado en el hombro... va a estar cerca del oído recordándome que ahí, existen mentiras de por medio.

¿Por qué me pasan a mí estas cosas?

sábado, octubre 21, 2006

¿En dónde se pueden tirar todas las quejas, desencantos y naúseas matutinas?

No puedo hacer más que aguantar, como benjamín de la casa, arrullándome por dentro. Durmiendo con los nervios en la mano más la paciencia en la otra; hablándole a los sordos, preguntándome todos los días, porqué los cavernícolas pueden volver loco a cualquiera.

Hace poco, me dí cuenta que no se cargar bebés, además si traes uno en brazos, cualquiera puede decirte que se parece a tí. A la gente le gusta ver lo que quiere ver: una personita enrojecida, aun arrugada por el vientre materno es igualitita a sus padres. (ay es idéeentico)

No se que quiero. Empezaré por remodelar mi cuarto con retazos de tela y pintura roja (como en los programas destinados al bricolaje y decoración amateur) El efecto "antes y después".
Les recomiendo la abstinencia: ahora soy más fuerte que el chocolate, el café, la carne y la pasta. Lechuga para mi alma, zanahorías para mi corazón.

Pónganme una estrellita en la frente y un sello de abejita.

viernes, octubre 20, 2006

GRRRR!!!