miércoles, febrero 16, 2011

Los tiempos de espera, sin abundancia

De las puntas de los pies, a las puntas del cabello.